Medio Tri ya sabe como ganarle a Brasil…

29 Jun

20170702_142555

MIS CARTAS DESDE RUSIA

 

Medio Tri ya sabe como ganarle a Brasil…

 

EDGAR VALERO BERROSPE EN MOSCU

 

Brasil es Brasil… Y el sueño dorado de todos los equipos del mundo es ganarle una final de lo que sea a los cariocas, y si esa final es en casa, pues si, se consuma todo lo consumable… Y el lunes, como si no fueran suficientes todas las ocasiones en que los hemos encontrado, en todas las categorías habidas y por haber, en todos los torneos que conocemos, nos los vamos a volver a topar… Y que bueno. Un juego contra Brasil siempre es algo extraordinario…

 

Los brasileños juegan y dejan jugar. Y por eso, y porque en el futbol existen los estilos, a México le va bien casi siempre ante los Sudamericanos a los que les hemos ganado, de lo que me acuerdo de golpe, la Final de la Copa Oro del 96, la Final de la Copa Confederaciones del 99, el Mundial Sub-17 en 2005, la Copa de Oro del 2005 (dos veces), la apertura de la Copa América del 2007,  la Final Olímpica en el 2012, y bueno, hasta en su Mundial hace 4 años les echamos a perder la fiesta cuando Super Memo Ochoa se puso el traje de Supeman y les detuvo todo lo que lanzaron a su puerta.

 

En resumen, casi le podría decir que cada vez que el Tri logró algo importante a nivel internacional en el futbol  se lo ganamos a Brasil… Y el lunes el rival es Brasil, en una instancia definitiva y cosa curiosa, después de todas las matemáticas, después de todos los cálculos de que si le ganabamos a unos u a otros, que sí Alemania, que si Corea, que si Suecia y que si Brasil ya no espanta a nadie.

 

Al final final, como dijera el desaparecido Raúl Astor, México terminó en segundo lugar del Grupo F y Brasil en el Primero del E y nos vamos a ver las caras como supusimos desde aquel día de diciembre del año pasado cuando se efectuó el sorteo final de Rusia 2018… Y el asunto se cruza con la forma en que el ahora “bienamado” Juan Carlos Osorio le dio la vuelta a 49 equipos diferentes para venir a poner a los mismos que puso en el peor momento, pero cuando eligió de la mejor manera a sus titulares en aquel juego ante Chile. Es decir, aquí si funcionó la ley de boomerang, y no aquella de ¿como se le llama a un boomerang que no regresa?… Palo…

 

Y nuestros amigos brasileños que rara vez en los últimos tiempos se han ensañado con el Tri, han aprendido a bailar con la más fea cada vez que se topan con la escuadra tricolor. Aunque las estadísticas que siempre “apantallan” nos digan que en cinco partidos mundialistas perdimos cuatro y empatamos uno, y nos metieron once goles y nosotros ninguno, los tiempos han ido cambiando paulatinamente.

 

Sobretodo, porque la última vez que el Scratch du Oro nos metió un gol en el Mundial, la escuadra brasileña era llamada así, el Scratch du Oro, y eso fue en el Estadio Sausalito de Viña del Mar y la mayoría de los aficionados al futbol actual, o no habían nacido o aún les daban biberón en la cuna en 1962…

 

Por Brasil alineaban Pelé y Garrincha y Vavá y Didí, bueno, Mario “Lobo” Zagallo era un chamaco deslumbrante y no el “viejito” asesor de Luis Felipe Scolari. ¿Y por el Tri?… El campeonísimo en pleno, Héctor Hernández, Chava Reyes, el “Tigre” Sepúlveda, el “Jamaicón” Villegas, Isidoro “el Chololo” Díaz, en la puerta el original Cinco Copas Toño Carbajal y en la banca el maestro Ignacio Tréllez y junto a él, el “Tubo” Gómez, Arturo Chaires… Ufffff….

 

Luego, los siguientes 52 años el Destino se apiadó el Tri para dejarlo crecer, madurar, transformarse en un equipo competitivo antes de volverlos a poner cara a cara en Fortaleza aquel 17 de Junio del 2014…

 

Así que los brasileños ya cantaron el Cielito Lindo en el Azteca, bailaron danzas Incas en Perú, no pudieron aplicar aquello de “Keep calm and play jogo bonito” en Londres, y los Mariachis obligaron a que se guardara silencio en el Sambódromo de Río hace cuatro años…

 

Brasil ha bailado y cantado al ritmo que le han impuesto los equipos mexicanos en los últimos años, y en la lista de los que han vivido para contar sus hazañas ante la Verde Amarelha están Rafa Márquez campeón en el 99, Gio, Carlos Vela y Héctor Moreno, campeones en el 2005, Héctor Herrera, Marco Fabián, Raúl Jiménez, José de Jesús Corona, Oribe Peralta y Javier Aquino además de Gio del 2012.

 

En resumen 10 de los 23 convocados por Juan Carlos Osorio ya saben lo que es ganarle “algo” importante a su rival del próximo lunes en Samara. Y eso, créame que no es poca cosa, se llama experiencia y cuenta mucho..

 

Medio Tri ya sabe como ganarle a Brasil…

29 Jun

MIS CARTAS DESDE RUSIA

 

20170702_142555

 

EDGAR VALERO BERROSPE EN MOSCU

 

Brasil es Brasil… Y el sueño dorado de todos los equipos del mundo es ganarle una final de lo que sea a los cariocas, y si esa final es en casa, pues si, se consuma todo lo consumable… Y el lunes, como si no fueran suficientes todas las ocasiones en que los hemos encontrado, en todas las categorías habidas y por haber, en todos los torneos que conocemos, nos los vamos a volver a topar… Y que bueno. Un juego contra Brasil siempre es algo extraordinario…

 

Los brasileños juegan y dejan jugar. Y por eso, y porque en el futbol existen los estilos, a México le va bien casi siempre ante los Sudamericanos a los que les hemos ganado, de lo que me acuerdo de golpe, la Final de la Copa Oro del 96, la Final de la Copa Confederaciones del 99, el Mundial Sub-17 en 2005, la Copa de Oro del 2005 (dos veces), la apertura de la Copa América del 2007,  la Final Olímpica en el 2012, y bueno, hasta en su Mundial hace 4 años les echamos a perder la fiesta cuando Super Memo Ochoa se puso el traje de Supeman y les detuvo todo lo que lanzaron a su puerta.

 

En resumen, casi le podría decir que cada vez que el Tri logró algo importante a nivel internacional en el futbol  se lo ganamos a Brasil… Y el lunes el rival es Brasil, en una instancia definitiva y cosa curiosa, después de todas las matemáticas, después de todos los cálculos de que si le ganabamos a unos u a otros, que sí Alemania, que si Corea, que si Suecia y que si Brasil ya no espanta a nadie.

 

Al final final, como dijera el desaparecido Raúl Astor, México terminó en segundo lugar del Grupo F y Brasil en el Primero del E y nos vamos a ver las caras como supusimos desde aquel día de diciembre del año pasado cuando se efectuó el sorteo final de Rusia 2018… Y el asunto se cruza con la forma en que el ahora “bienamado” Juan Carlos Osorio le dio la vuelta a 49 equipos diferentes para venir a poner a los mismos que puso en el peor momento, pero cuando eligió de la mejor manera a sus titulares en aquel juego ante Chile. Es decir, aquí si funcionó la ley de boomerang, y no aquella de ¿como se le llama a un boomerang que no regresa?… Palo…

 

Y nuestros amigos brasileños que rara vez en los últimos tiempos se han ensañado con el Tri, han aprendido a bailar con la más fea cada vez que se topan con la escuadra tricolor. Aunque las estadísticas que siempre “apantallan” nos digan que en cinco partidos mundialistas perdimos cuatro y empatamos uno, y nos metieron once goles y nosotros ninguno, los tiempos han ido cambiando paulatinamente.

 

Sobretodo, porque la última vez que el Scratch du Oro nos metió un gol en el Mundial, la escuadra brasileña era llamada así, el Scratch du Oro, y eso fue en el Estadio Sausalito de Viña del Mar y la mayoría de los aficionados al futbol actual, o no habían nacido o aún les daban biberón en la cuna en 1962…

 

Por Brasil alineaban Pelé y Garrincha y Vavá y Didí, bueno, Mario “Lobo” Zagallo era un chamaco deslumbrante y no el “viejito” asesor de Luis Felipe Scolari. ¿Y por el Tri?… El campeonísimo en pleno, Héctor Hernández, Chava Reyes, el “Tigre” Sepúlveda, el “Jamaicón” Villegas, Isidoro “el Chololo” Díaz, en la puerta el original Cinco Copas Toño Carbajal y en la banca el maestro Ignacio Tréllez y junto a él, el “Tubo” Gómez, Arturo Chaires… Ufffff….

 

Luego, los siguientes 52 años el Destino se apiadó el Tri para dejarlo crecer, madurar, transformarse en un equipo competitivo antes de volverlos a poner cara a cara en Fortaleza aquel 17 de Junio del 2014…

 

Así que los brasileños ya cantaron el Cielito Lindo en el Azteca, bailaron danzas Incas en Perú, no pudieron aplicar aquello de “Keep calm and play jogo bonito” en Londres, y los Mariachis obligaron a que se guardara silencio en el Sambódromo de Río hace cuatro años…

 

Brasil ha bailado y cantado al ritmo que le han impuesto los equipos mexicanos en los últimos años, y en la lista de los que han vivido para contar sus hazañas ante la Verde Amarelha están Rafa Márquez campeón en el 99, Gio, Carlos Vela y Héctor Moreno, campeones en el 2005, Héctor Herrera, Marco Fabián, Raúl Jiménez, José de Jesús Corona, Oribe Peralta y Javier Aquino además de Gio del 2012.

 

En resumen 10 de los 23 convocados por Juan Carlos Osorio ya saben lo que es ganarle “algo” importante a su rival del próximo lunes en Samara. Y eso, créame que no es poca cosa, se llama experiencia y cuenta mucho..

 

Rusia 2018: El sueño destruido por la ambición y el poder

16 Jun

MIS CARTAS DESDE RUSIA

 

Rusia 2018: El sueño destruido por la ambición y el poder

 

EDGAR VALERO BERROSPE EN MOSCU

 

Hace nueve años cuando le fue asignada la organización de la Copa Mundial a Rusia, Vladimir Putin hizo el viaje hasta Zurich para unirse a la celebración, pues la obtención de la sede, significaba mucho para el presidente ruso que estaba en su segundo mandato. Mostrar a Rusia al mundo, como lo había hecho China, era una oportunidad sin igual que se combinó con la designación de Sochi como sede de los Juegos Olímpicos de Invierno y Moscú como el anfitrión del Campeonato Mundial de Atletismo.

 

El visionario plan de Putin era iluminar una nación, inspirar al pueblo, creer que la modernización de Rusia pondría de regreso a su país al nivel de Estados Unidos en el contexto internacional como una nación líder, envidiable. El presidente ruso ambicionaba además mostrar que Rusia era un país abierto y transparente. Al menos ese fue su discurso.

 

Prometió que los visitantes encontrarían facilidades de nivel internacional y que todos los estadios e instalaciones estarían a tiempo, y que además, la nación a la que llegarían no tendría ningún parecido con lo que hubieran escuchado acerca de la desaparecida Unión Soviética. El objetivo claro era destruir los estereotipos que espantaban a la gente, que la mantenían alejada de las fronteras rusas, en cuanto al turismo y en cuanto a la inversión económica.

 

Sin embargo, el día de hoy, cuando esté siendo inaugurada la Copa del Mundo de la FIFA en el reconstruido Estadio Lenin, ahora llamado Luzhniki, las cosas lucen muy diferentes a lo planeado. Los múltiples frentes políticos y de guerra que mantiene Rusia con diferentes naciones definitivamente no han ayudado a mejorar la imagen.

 

Y en el deporte el asunto ha sido peor…

 

La escandalosa forma en que fue manejado y que provocó su expulsión del Movimiento Olímpico tras la monumental trampa en el manejo de las muestras de los exámenes antidoping en los Juegos de Sochi, aunados a los constantes fraudes en el atletismo y que quedaron expuestos en el Campeonato del Mundo del 2013, sumados a la negativa del gobierno de Putin de participar en las investigaciones de la FIFA sobre los sobornos otorgados a miembros del Ejecutivo del organismo para que Rusia y Qatar obtuvieran la sede de los Mundiales del 18 y el 22 respectivamente, sólo confirmaron algo: Rusia puede ser moderna, puede querer ser mejor país, pero sigue siendo el mismo lugar donde el poder gubernamental repliega, domina, controla y avasalla.

 

Putin ha sido acusado con o sin razón de casi todo lo malo que pasa en la política internacional. Desde la invasión de Ucrania para evitar que se adhiriera a la Unión Europea y la anexión de la Península de Crimea, hasta los bombardeos en Siria y, por supuesto, haber interferido en la elección presidencial de Estados Unidos.

 

Todavía se puede agregar además, que apenas hace algunas semanas la FIFA emitió una recomendación a la Federación Rusa por los constantes escándalos relacionados con el racismo en los estadios y el escandaloso manejo de la homofobia a lo largo y ancho del territorio del vasto territorio del país.

 

Por eso el baile de graduación sí se llevará a cabo, pero es evidente que sin importar el resultado deportivo, que por cierto, pareciera que la Selección Rusa está condenada al fracaso casi inmediato, de ninguna manera la Copa Mundial contribuirá a mejorar la deteriorada imagen de Vladimir Putin.

 

Probablemente, el Mundial de Rusia sirva como algo apenas anecdótico, pero de ninguna manera, como la vitrina para exhibir un cambio que supuestamente estaba en ciernes, pero que nunca se realizó realmente, en el fondo, en la forma de controlar, nada hará que el mundo confíe en los rusos, al menos mientras Putin siga siendo el que decida el destino de medio planeta….

 

El futbol no sana las heridas, pero espanta a los fantasmas

16 Jun

MIS CARTAS DESDE RUSIA

 

El futbol no sana las heridas, pero espanta a los fantasmas

 

EDGAR VALERO BERROSPE EN SOCHI

 

La Copa del Mundo finalmente está en marcha. Para nosotros, los de siempre, sólo fueron cuatro años desde Brasil 2014, para los rusos por ejemplo han sido, más allá de saber cuando fue la última vez que calificaron a una fase final, lo que tuvieron que esperar desde que les fue asignada la sede en 2009, antes de poder realmente empezar a disfrutar de “su” Mundial.

 

Yo no se si Rusia va a llegar muy lejos, pero de que ya tuvieron razón para ponerse contentos con la goleada de 5-0 ante Arabia Saudita, eso nadie puede dudarlo, y a mi me ha tocado vivirlo de primera mano. Con los juegos de este fin de semana, el balón habrá rodado en 10 de las 11 ciudades sedes y en 11 de los 12 estadios mundialistas. Incluso allá en Kaliningrado en el Mar Báltico, que es uno de esos pedazos de “mundo” que los rusos quisieron mantener para conservar el acceso sin permiso a ciertas regiones. Así como la mordida que le dieron a Ucrania para arrebatarles, ante la complacencia internacional, la Península de Crimea, completitta…

 

Entonces, desde la lejana Ekaterinburgo que ya estaremos visitando dentro de dos semanas, y que es una de las importantes escalas del “Transiberiano” en su ruta hasta la lejana Vladivostok en el otro lado de Rusia, y del mundo, pasando por Kazán y Saransk, que debutan hoy como Kaliningrado y mañana, Samara, Rostov y antes San Petersburgo o Sochi y Moscú en sus dos estadios, habrán sentido la emoción del Mundial….

 

Sólo quedará pendiente, para el lunes, por las razones que los organizadores hayan querido, un significativo lugar en la ruta entre Samara y Rostov-on-Don, Volgogrado, que quiero entender que le han rebautizado, quizá por que en la memoria colectiva de una nación que nadie puede negar que ha sufrido de desencuentros, pérdida de identidad, invasiones y una crueldad más allá de lo humano, dejando atrás el nombre de Stalingrado, para que la herida deje de sangrar a veces…

 

Stalingrado es una asignatura nunca cubierta, nunca sanada, es una herida cuya profundidad impide que se quede así en el pasado como si nada hubiera sucedido. Stalingrado suena importante, suena heroico, y es ambas cosas, pero es también el retrato más terrible en la casi totalidad de la historia de la humanidad.

 

Porque fue ahí en sus campos, poblados alguna vez de flores y hierba, que el tiempo se detuvo de manera cruda y poderosa, para que se viviera una batalla de inenarrables dimensiones y que se prolongó más de siete meses durante la Segunda Guerra Mundial y que según las cuentas de los historiadores, le costó la vida a, entre moradores e integrantes del Ejército Rojo de la Unión Soviética y a soldados del Ejército Alemán y sus aliados, más de dos millones de personas…

 

Muchos textos citan a ese terrible capítulo como la guerra más sangrienta en la historia de la humanidad. Nadie, o casi nadie que haya vivido en Stalingrado antes de la Segunda Guerra Mundial, vivió para contar de las atrocidades cometidas y de la barbaridad de una lucha que, al menos, significó no sólo una derrota colosal para Hitler y los Nazis, sino que marcó así mismo el declive de los invasores que nunca pudieron avanzar lo suficiente para llegar a Moscú.

 

Esta ciudad, hoy una de las diez más pobladas de Rusia, fue nombrada “Heróica” apenas después de la Segunda Guerra Mundial, aunque casi nadie de sus pobladores pudo celebrar el triunfo de los Aliados sobre el Eje, su nombre fue cambiado a Volgogrado en 1961, aunque desde el 2013, y durante nueve días al año, se vuelve a denominar Stalingrado como un homenaje al ex líder soviético, e incluso hay iniciativas para que la ciudad vuelva a su antiguo nombre pues prácticamente nadie sabe cual es el origen y la historia cuando se habla de ella con un nuevo nombre.

 

Volgogrado, ubicada a las orillas del Río Volga era una pequeña población de unos 24 kilómetros de largo por unos 10 de ancho asentada en la margen occidental del río, y fue en su momento lo que consideró Adolf Hitler una escala obligada luego de someter a Ucrania y el sur de la URSS, y una vez que cayera, toda la región sería denominada Germania ya sin la presencia de los eslavos a los que esperaba exterminar… Pero nada de eso sucedió afortunadamente.

 

En Volgogrado hay varios museos que muestran con orgullo que fue la infinita resistencia y coraje del Ejército Rojo lo que de alguna forma salvó a la humanidad y cómo contribuyó al destino de la Segunda Guerra Mundial aquel capítulo que como escena final tuvo a más de 250 mil soldados alemanes “embolsados” rodeados de los rusos, muriendo de frío y sin alimentos por los errores de estrategia del Führer.

 

Eso fue hace muchos años, sin embargo, las cicatrices permanecen. Es por razones como éstas, que los “viejos rusos” no creen en el cambio del que les habla el Gobierno de Putin, y antes los de otros líderes como Gorvachov o Krushev.

 

Esa es la profunda Rusia de orígenes milenarios, de una identidad que no tiene que ver ni con el comunismo ni con el avasallante capitalismo que los ha inundado. Esta zona del mundo pagó con sangre su oportunidad de seguir adelante, por eso es que haberla incluido entre las sedes del Mundial, es un mudo y pequeñísimo reconocimiento, un atisbo de que se respeta la memoria de quienes contribuyeron a que Rusia, a nuestro gusto o no, siga sobreviviendo a la transformación de los tiempos….

Esos oscuros y largos pasillos…

16 Jun

MIS CARTAS DESDE RUSIA

 

Esos oscuros y largos pasillos…

 

EDGAR VALERO BERROSPE EN MOSCU

 

Deambular, más que circular por los pasillos del vetusto Estadio Lenin, ahora llamado Luzhniki, resultó ser una aventura debo aceptarlo. De pronto tuve una especie de tele-transportación, como si me hubiera regresado en el tiempo unos 60 años, a la época de la Guerra Fría, cuando, aunque uno no tenga referencia directa, lo poco que se pueda haber aprendido tal vez provenga, incluso de las series de televisión en blanco y negro como aquella famosa del Agente de CIPOL.

 

El Estadio Lenin como fue llamado durante muchos años desde su construcción en 1952, la cual llevó por cierto sólo 450 días, fue la respuesta inmediata a la necesidad de que los deportistas de la URSS tuvieran un estadio nacional después del éxito obtenido en los Juegos Olímpicos de Helsinki en 1952 cuando la nación recién creada tras la Segunda Guerra Mundial acabó en el segundo sitio global, tiene una larga historia de éxitos y derrotas e incluso la trágicas nota de la estampida humana de 1982.

 

Y quizá por eso en sus pasillos, muchos, y en sus escaleras que son muchas también, muchos y muchas de ellas que se prolongan y se prolongan inexplicablemente sin que haya siquiera un punto de descanso, reflejan un estilo arquitectónico propio de aquellos tiempos, de austera sobriedad, con materiales simples, rancios y poderosos que ahora en la remodelación, sobrevivieron quizá por su naturaleza en la que era mejor dejarlos donde están que tratar de moverlos.

 

El Luzhniki es una especie de laberinto donde estoy seguro que muchos podrían fantasear, y estoy por asegurar que podría hacerse una película y que muy probablemente alguien podría extraviarse durante horas antes de encontrar la vía correcta de salida de sus intrincados pasadizos.

 

En la larga ruta hacia la sala de prensa, ubicada en el lado opuesto a la tribuna de prensa del escenario, se requiere tener un profundo sentido de orientación, porque además alguien decidió que hubiera no sólo un “Media Center” sino tres, por lo que la aventura para quienes llegan por vez primera como era mi caso, puede prolongarse más allá de lo esperado antes de encontrar el famoso “help desk” donde se entregan los boletos de la tribuna de prensa, la cual por cierto, y como en los tiempos de Fidel en La Habana y de Nikita Krushev aquí en la entonces URSS, estuvo cerrada a los periodistas, hasta que se consideró que ya nadie podría revelar el “secreto de estado” en que se convirtió la breve ceremonia inaugural.

 

Y como el lenguaje universal de las señas nunca falla, mucho más que un simple “NET” que se pronuncia “niet”, los muchos voluntarios recurrieron a hacer una cruz con los brazos, una seña que es ampliamente usada por los orientales y en especial los japoneses, para indicar que algo está cerrado.

 

Ni duda cabe que han sobrevivido a los tiempos en este país, muchas de las estructuras, rancias de un tiempo que pareciera perdido en la historia. Luego ya cuando uno averigua más, se encuentra con que efectivamente, los materiales vinieron de Armenia, de Leningrado hoy conocido como San Petersburgo, los muebles en su momento fueron hechos especialmente en Kunas (Lituania) y en Riga (Letonia) mientras que los cristales especiales fueron mandados a traer de Minsk (Bielorrusia) y las vigas que soportaron parte de la estructura original provenían del lejano Irusk en Siberia. Sí, toda una leyenda.

 

Quizá, ya cuando me retiraba tras la victoria de Rusia 5-0 sobre Arabia Saudita en su debut en este Mundial, lo que me dio un poco de tristeza, fue que, al margen de que sea yo o no lo sea, un admirador de Lenin, el hecho de que la FIFA y el Comité Organizador pusieran una tienda de souvenirs y merchandising del Mundial justo a los pies de la estatua erigida en memoria de Vladimir Ilych Ulianov, Lenin, uno de los más grandes héroes del comunismo soviético, y que se presta a bromas, como si fuera el “copete” de algún comercio de comida tipo McDonalds.

 

Por lo demás, queda ahí la sobriedad de un escenario que a pesar de la profunda restauración, conservó el sabor y la personalidad que lo convirtieron en un símbolo de esta ciudad.

 

Que los alemanes nos pidan una foto

16 Jun

MIS CARTAS DESDE RUSIA

 

Que los alemanes nos pidan una foto

 

EDGAR VALERO BERROSPE EN MOSCU

 

No he querido que me invada la desesperación, y simplemente he seguido observando los acontecimientos alrededor de la Selección Mexicana, cuya esencia no cambia. Así fue hace cuatro años. Así fue hace ocho, y hace 12 y hace 16… Queremos ganar la nota que no existe. Somos muchos los periodistas mexicanos y hay una parte que entendimos que la información es la misma para todos, siempre, y que la diferencia la hacen otros aspectos. No es quien “la da primero”, sino quien “la da mejor”… Pero no hay mucho más que agregar después de cada entrenamiento…

 

El Tri ha vivido una presión absurda no desde la semana antepasada cuando la fiestecita, y tampoco cuando la eliminatoria, o cuando en el mismo estadio del Spartak donde ayer vivimos el Argentina-Islandia, fuimos superados por los campeones de Europa en el duelo por el tercer lugar de la Copa Confederaciones. Sí, una selección que viene de Portugal y que tiene en sus filas a Cristiano,  el que es hoy, el mejor jugador del mundo. El asunto tampoco viene de la derrota ante Alemania, cuyos suplentes, o alternos, son titulares en todos los equipos en los que juegan, en cualquier parte del mundo en aquella semifinal de la Confederaciones en Sochi.

 

El asunto es el de siempre. No nos acostumbramos o no aceptamos la realidad de nuestro futbol porque nos sigue ganando el espíritu triunfalista que no tiene nada que ver con la realidad de la competencia.

 

Somos un país enfermo de futbol que siempre anhelamos más de lo que alcanzamos y que siempre encontramos a la mano culpables en turno para nuestras constantes decepciones. Y el juicio siempre es severo aunque el Tri, de una forma u otra, sea una de las diez mejores selecciones en la historia de la Copa del Mundo, lo que de pronto parece no ser suficiente.

 

Por eso, salir a pronosticar qué pasará hoy ante Alemania, no es algo que tenga mucho sentido. Los partidos no se ganan en las mesas de los restaurantes o bares ni es posible ver el futuro a través del fondo de cristal de una botella de cerveza o de refresco. Tampoco es cierto que el único responsable sea Juan Carlos Osorio, como no fueron antes Miguel Herrera o Mejía Barón o Javier Aguirre, o Menotti hace un montón de años, quienes seguramente en algo se equivocaron, pero estoy convencido que las decisiones que tomaron en su momento fue pensando en ganar.

 

A más de medio país puede no importarle ya que pasó en la eliminatoria, a quien le ganamos y a quien no. El debut en el Mundial es hoy y aunque los técnicos son hijos de los resultados, depende quien sea el papá para entender su grado de responsabilidad.

 

En el futbol como en el deporte y en ciertos aspectos de la vida, hay ganadores y perdedores. A veces, las más, solo hay un ganador. Y muchos perdedores. Y aunque también, la más de las veces en los últimos 26 años ganamos más de lo que perdimos, disfrutamos más de lo que sufrimos, seguimos sin ser incondicionales de un equipo que está hoy en el majestuoso estadio Luzhniki porque lo merece. En el futbol los merecimientos vienen con las triunfos y venciendo al que se tiene enfrente.

 

México no puede vencer a Alemania en la eliminatoria porque no le toca. Pero eso no es su culpa. Pero si en cambio, hoy su obligación no es ganarle al Campeón del Mundo, su obligación es jugar lo mejor que pueda.

 

Voy a citar a César Luis Menotti en la entrevista que le hice hace unos días en Buenos Aires y en la que me decía que le hizo una broma a Nacho Ambriz el día que estaban a punto de empezar un partido amistoso contra Alemania y el jugador mexicano se le quedaba viendo a Jürgen Klinsmann, “No le vas a pedir que se tome una foto contigo ¿verdad” le dijo el estratega argentino entonces director técnico del Tri, “Yo esperaría lo contrario, que al acabar el partido, él quiera tomarse una foto contigo”…

 

Esa es la mentalidad que se coló hasta las raices de nuestro futbol hace 26 años, eso es lo único que espero de mi equipo favorito el día de hoy que al acabar el partido, que los jugadores de Alemania reconozcan a sus rivales, con el deseo de tomarse una foto con ellos. Si eso sucede, es que México pudo derrotar al campeón del mundo…

A veces sentimos un dolor en nuestro amor propio de ser mexicanos

19 Feb

PARA QUE QUEDE CLARO

A veces sentimos un dolor en nuestro amor propio de ser mexicanos

EDGAR VALERO BERROSPE

Yo siempre he sido de los que le va a México. SIEMPRE. No nada más cuando gana. Cuando pierde. Cuando nos golean. Cuando goleamos. Cuando somos campeones mundiales y cuando nos han pasado por encima en cada deporte. No se si haya tenido mucha suerte, pero puedo ver de pronto hacia atrás y contar 31 años, casi 32, trabajando en los medios y la cantidad de eventos a los que he podido acudir casi no podría describirla.

Seguro se me escaparían varios de esos eventos aún presumiendo de tener buena memoria. He visto derrotas dolorosas, derrotas circunstanciales, derrotas indiscutibles, derrotas vergonzosas, y estoy hablando de deportistas mexicanos. Y también he vivido a México campeón olímpico de futbol en Londres, a Ana Guevara campeona mundial en París, a Soraya Jiménez campeona olímpica en Sydney, a Memo Pérez y Maria Espinoza campeones olímpicos en Beijing, la victoria del Tri sobre Francia en Sudáfrica, la lista es larga. Muy larga.

Pero la semana pasada, allá en los Juegos Olímpicos de PyeongChang, cuando el mexicano Germán Madrazo llegó en el sitio 116 y último de la prueba de los 15 kilómetros de esquí alpino, vi algo que no había visto en todos mis años de periodista, esta vez lo ví por televisión, pero de cualquier forma necesito incluirlo en mis memorias.

Yo siempre he exaltado el espíritu de competencia. He exaltado a los mexicanos que intentan y logran. Pero con todo respeto, o sin él, celebrar como celebró este deportista mexicano, que ya no vive en México, según expresó en su momento por la inseguridad que reina en el norte del país, con la bandera de nuestro país después de terminar en el último sitio, me parece una falta de respeto a todos los deportistas mexicanos que durante décadas, sí ha luchado por poner el nombre de México en alto.

Los Juegos Olímpicos no son una competencia turística a donde se va a ver si se logra terminar. Los Juegos Olímpicos son otra cosa. Por eso, cuando además de todo, escucho que este joven denuncia que no recibió apoyo del Gobierno Mexicano para competir, yo celebro que así haya sido. No me puedo imaginar a alguien que diga que quiere ir a los Juegos Olímpicos de Tokyo 20-20 para participar en, tenis de mesa, porque nuestro país no va a tener representación en esa disciplina. Y además, que esperaría que lo uniformen, le paguen el viaje y veamos como lo eliminan dejándolo en cero sin ganar un solo “game”, porque aprendió a jugar este deporte apenas hace seis meses cuando se enteró que no mandaríamos a nadie a competir en esa disciplina.

Una cosa es que alguien desee alcanzar una meta personal y otra que salga con la historia de que es algo que “va a inspirar a futuras generaciones de deportistas mexicanos”. Insisto, esto no es para inspirar, esto es para dar verguenza, arrastrando el de por si ya maltrecho prestigio deportivo mexicano a nivel internacional. Y que encima, alguien le permita tomar la bandera y enarbolarla como si hubiera conseguido algo importante para nuestro país, creo que es una locura, un ejemplo vergonzoso y una falta de respeto a quienes han dedicado su vida para ganar una medalla olímpica. A quienes han entrenado toda su vida. Para quienes han luchado toda su vida. Para quienes no van de turistas a tomarse la foto, sino quienes van a competir y a romperse la madre para ganar un mejor lugar, para mostrar que aún en desventaja se puede competir y que este país está lleno de deportistas y gente que pelea hasta el último aliento. No de oportunistas que salen en la foto y que consideran su logro personal, como algo que inspira a los demás…

Dígame, el ejemplo es que para cumplir con un capricho, no con un sueño, uno debe de empeñar el alma, con tal de ver ¿que se siente” ir a los Juegos Olímpicos?… Ese es el ejemplo… Mis metas personales, por ejemplo, correr un Maratón, hacerlo en no se cuantas horas, ¿es para demostrarle al mundo que “los sueños se cumplen”? o es para ¿demostrarme a mí mismo que si pude alcanzar la meta que me propuse?.. Es para esto último, y es un logro que no inspira a nadie, porque no se trata de “los demás” se trata de un “logro personal”.

¿Como vería yo corriendo por Paseo de la Reforma con la bandera de México diciendo que hice el Maratón en cinco horas cuando los que se han esforzado toda su vida lo hacen en poco más de dos?… Ridículo, así sería. Tan ridículo como lo que ha hecho Germán Madrazo ante la complacencia de las autoridades del Comité Olímpico Mexicano.

Si se trataba del principio de universalidad y que por eso le dieron la oportunidad de competir, está bien. Pero de ahí a exaltar su finalización casi media hora después que el ganador del evento, hay mucha diferencia. Que lo haya recibido el competidor togolés con quien ha entrenado y que llegó dos posiciones antes que él, y cuyo máximo mérito ha sido desfilar medio encuerado avergonzando a su país, no me sorprende. Ni tampoco que haya estado el ganador ahí en la meta. En el Maratón sucede así. El ganador regresa y espera al último que llega a la meta. No es extraño. Puede serlo para quien no está relacionado con el mundo del deporte.

Pero, así como en el pasado se habló de aquel Eric Moussambani, el nadador de Guinea Ecuatorial que quedó en último lugar en los 100 metros en Sydney 2000, ahora así se hablará de Madrazo. ¿Qué terminó la prueba? Que bien. Es lo menos que se espera de un deportista que va a unos Juegos Olímpicos. ¿Que fue último? En todos los eventos hay un ganador y un último lugar. ¿Que lo celebró como si hubiera ganado? Como dijera Nacho Ambriz hace unas dos semanas en el tema del descenso, me parece que es una “mam…” que insulta a los verdaderos deportistas.

Esto insulta la dignidad de quien compite para ganar, no para ir a tomarse la selfie como si fuera de verdad “un deportista olímpico”. En este particular caso, creo, en mi muy personal opinión, misma que nadie está obligado a compartir, y que pueden en cambio criticar, aquí no aplica aquello de lo “importante no es ganar sino competir”, porque Germán Madrazo no fue a competir, fue a turistear, a ver que se sentía y él mismo reconoció que mucho antes de que empezaran los Juegos Olímpicos estaba exhausto y que sabía que iba a ser muy difícil, incluso, terminar la prueba… Qué bonito ejemplo… Muy inspirador… Eso es a veces mi país que tanto amo. Eso es muchas veces el deporte mexicano que adoro. A veces muy poca cosa, algo para sentir vergüenza y pena, un dolor en nuestro amor propio de mexicanos…

Justin Verlander y aquella llamada a la media noche

25 Oct

Verlander y una llamada a la media noche

 

A una semana de que concluya el “Clásico de Otoño”, la conquista de la Serie Mundial aún luce por demás lejana, más lejos quizá que ese 31 de Agosto en que haya cambiado tal vez su historia para siempre.

 

EDGAR VALERO BERROSPE

 

La noche del 31 de Agosto era especial. Conforme se aproximaba la hora del cierre definitivo de los cambios en las Grandes Ligas de cara a los playoffs, aun había muchas decisiones que tomar, pero una en particular, mantenía en vilo a la gente de los Tigres de Detroit, los Cachorros de Chicago, los Astros de Houston e incluso los Dodgers de Los Angeles.

 

Justin Verlander estaba en su casa en Detroit esperando conocer su futuro mientras la gente de Detroit estaba en plenas negociaciones. Un primer acuerdo indicaba que Houston estaba ofreciendo a varios jugadores en un intercambio por ganador del Cy Young en la campaña del 2011. Sin embargo, considerando el clausulado de su contrato Verlander aún tenía el derecho de veto y aunque no se oponía a irse con los Astros, lo cierto es que hubiera preferido Chicago.

 

Sin embargo, debido a que Chicago había hecho tantos cambios tratando de tener un equipo competitivo para repetir su esfuerzo de ir a la Serie Mundial, estaba debilitado en cuanto a la cantidad y calidad de jugadores que podría incluir en el acuerdo, mientras que las negociaciones con los Dodgers se iban decolorando, hasta que las opciones, se redujeron a una: No había otro camino o Houston o permanecer en Detroit. Cuando faltaba escasamente un minuto para que se cerrara la ventana de negociaciones, Verlander aceptó dejar al equipo con el que había jugado toda su carrera.

 

Houston, en el camino, le ofrecería una posibilidad que se le había escapado en dos ocasiones jugando con los Tigres, ganar la Serie Mundial. Los Astros son un equipo poderoso, así lo mostraron en los playoffs venciendo a los Medias Rojas y los Yankees. Verlander ha venido a acomodarse como si fuera un jugador de siempre en la franquicia que ahora es la campeona de la Liga Americana y que espera terminar con los 55 años de espera desde su debut en la campaña de 1962, en los que no ha podido ganar el Clásico de Otoño.

 

Según la revista norteamericana Sports Illustrated, los Astros tendrían la posibilidad de ir a la Serie Mundial e incluso ganarla en la temporada 2017. Tal presunción se dio en 2014, luego de que el equipo de Houston ligara las tres peores temporadas de su historia, con más de 100 derrotas en cada una, y comenzaron su camino en el 2015 al regresar a la postemporada aunque cayeron en el playoff divisional con los Reales de Kansas City.

 

La campaña del 2017 comenzó bien y mejoró con el paso de los meses, sin embargo, cuando se aproximaba el final de la campaña y con Septiembre a la vista, era evidente que los Astros que ya pensaban en la postemporada luego de tomar una ventaja de 16 juegos en su división, la Oeste de la Americana, necesitaban reforzar su staff de pitcheo y la mejor opción, sin duda alguna, era Justin Verlander, quien sin embargo, tenía contrato vigente con Detroit hasta 2019.

 

Verlander, elegido seis veces al Juego de Estrellas de las Grandes Ligas y con cinco apariciones en postemporada, acumulaba una marca de 7-5 y 3.39 en carreras limpias con 112 ponches en 16 apariciones en Octubre. Su temporada de ninguna manera era mala, a sus 34 años lucía un 10-8 con 3.82 en 28 aperturas y los Tigres obtuvieron al jardinero Daz Cameron, el pitcher derecho Franklin Pérez y el cátcher Jake Rogers además de algún otro jugador o una cierta cantidad de dinero.

 

No fue su salida del 17 de septiembre cuando ponchó a 17 bateadores en siete entradas para que los Astros ganaran su primer titulo divisional, el primero desde el 2001 con una victoria de 7-1 sobre los Marineros de Seattle lo que le dio la razón al propietario de Houston, Jim Crane, que este hombre los llevaría lejos al completar un duo formidable con Dallas Keuchel.

 

Fue en el segundo juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Yankees, cuando quedó claro el valor de la operación, luego de que los Astros obtuvieran una gran segunda victoria para poner la serie a su favor justamente 2-0, con el trabajo de Verlander en el montículo, nueve entradas, cinco hits, 13 ponches.

 

Hoy estará en el montículo abriendo su actividad en la Serie Mundial para los Astros, tratando de complacer a su ídolo de la infancia, Nolan Ryan, un texano que fue su inspiración y que se convirtió en un símbolo de los Astros a los que sirve ahora como Consejero Ejecutivo, mientras que su hijo, Reid, es el presidente de operaciones de beisbol.

 

Hoy más que nunca, Verlander sueña y tiene a su alcance la posibilidad real de ganar una Serie Mundial, lo único, nada más y que no es poca cosa, que se ha escapado a su brillante carrera que cuenta muchos momentos heroicos, el Cy Young de la Liga Americana, la designación como el Jugador Mas Valioso, trofeo y designación que seguro dejaría por completar la conquista que hoy, a una semana de que concluya el “Clásico de Otoño” aún luce, por demás lejana, más lejos quizá que ese 31 de Agosto en que haya cambiado tal vez su historia para siempre.

 

Serie Mundial… Dodgers, de la mano de Kershaw tras los pasos de Hershiser

24 Oct

Dodgers de la mano de Kershaw tras los pasos de Hershiser

 

Los Angeles ganó por última vez el título de las Grandes Ligas en 1988 con un trabajo sobrehumano de una de sus más legendarias figuras, ahora, con un lanzador de gran estirpe y ganador de tres trofeos Cy Young inicia el camino esta noche enfrentando a los Astros al abrirse la Serie Mundial en Dodgerstadium.

 

EDGAR VALERO BERROSPE

 

Casi se ha convertido en un recuerdo borroso lo acontecido en el Oakland Alameda County Coliseum, era la noche del jueves 20 de octubre de 1988. Los Dodgers de Los Angeles, campeones de la Liga Nacional, terminaban una de la más extraordinarias conquistas de la historia, al acabar con los favoritos campeones de la Liga Americana, los Atleticos de Oakland en cinco juegos, gracias al cierre brutal de su superestrella del montículo, Orel Hershiser, quien lanzó un juego completo con sólo 4 hits admitidos, 2 carreras y ponchando a nueve rivales en la victoria 5-2, su segunda de aquel Clásico de Otoño.

 

Hershiser concluyó de esa forma la campaña de 1988, una de las más dominantes de un lanzador en más de un siglo de Grandes Ligas. El estelar lanzador derecho de Los Angeles, impuso la marca de 59 entradas consecutivas sin admitir carrera superando el record de 58 2/3 de Don Drysdale, otro inolvidable pitcher de los Dodgers en 1968, una racha de siete partidos en los que lanzó nueve o más innings, seis completos y diez entradas de un juego que se fue hasta 16 innings.

 

Habría que agregar cicno partidos consecutivos blanqueando a sus rivales, ganando no sólo el Trofeo Cy Young de la Liga Nacional luego de 23 victorias y 267 innings lanzados, el Guante de Oro y las designaciones del Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en la que la que hizo tres aperturas y además salvó el juego 4 lanzando dos entradas. Por si fuera poco, blanqueó a los Mets en el séptimo y definitivo juego.

 

PERO HAN PASADO 29 AÑOS DESDE ENTONCES… Los Dodgers no volvieron a ser campeones de la Liga Nacional, y terminaron su propia maldición derrotando de manera categórica a los campeones de las mayores, los Cachorros de Chicago, gracias a su nueva estrella del montículo, Clayton Kershaw, quien luego de ganar tres trofeos Cy Young, finalmente va a la Serie Mundial.

 

La última vez que Los Angeles fue campeón de la Serie Mundial, Kershaw tenía sólo 7 meses de edad. El estelar abridor texano (nacido en Texas) puede presumir un récord de 144 victorias con 64 derrotas y 2.36 de promedio de carreras limpias. Sólo otros ocho pitchers han ganado en tres ocasiones al menos, el Cy Young, empezando por su coterraneo Roger Clemens, uno de sus grandes ídolos. Randy Johnson, Steve Carlton, “el maestro” Gregg Maddux, Sandy Koufax, Pedro Martínez, Jim Palmer y Tom Seaver. Todos ellos, Señores del Montículo. Todos ellos tienen al menos un anillo de Campeón de las Grandes Ligas y lanzaron por lo menos en tres juegos de la Serie Mundial.

 

Este año, Kershaw perdió casi seis semanas entre Julio y Agosto por una lesión en la espalda, pero el trabajo estable en la rotación de los Dodgers con Rich Hill, Yu Darvish y Alex Wood, además de Kenta Maeda y Brandon Morrow preparando para los salvamentos de Kentley Jansen, permitieron al lanzador derecho aparecer en el contexto de un mejor equipo.

 

LOS NUMEROS. Los Dodgers lideraron las mayores con 104 victorias y están 7-1 en la postemporada. Barrieron a Arizona que había logrado 93 victorias antes de superar a los campeones Cachorros de Chicago en cinco juegos. Los Angeles mantiene un saldo favorable de 48-19 en carreras respecto a sus rivales en la postemporada.

 

Por su parte, los Astros vencieron en cuatro juegos a los Medias Rojas en la ronda divisional antes de tener que ir hasta el límite para superar a los Yankees. Gracias a sus 101 victorias en la temporada regular, será la primera vez desde 1970 que la Serie Mundial será disputada por dos equipos con 100 o más victorias.

 

LA VENTAJA. Lo que parece ser podría definir la Serie Mundial es el staff de pitcheo. Los Angeles tienen la ventaja y terminaron rankeados en el número 1 en carreras limpias con 3.39 y cuartos en el bullpen en el mismo departamento con 3.38. Pero los relevistas de los Dodgers han sido mejores cuando han sido requeridos, pues han admitido sólo 2 carreras limpias en 28.2 innings en la postemporada y en este momento se encuentran en medio de una racha de 23 innings sin admitir carrera, un record de las ligas mayores.

 

Sin embargo, sus adversarios a partir de hoy, son la ofensiva número uno del beisbol, y están clasificados como los números uno en carreras, promedio de bateo y el famoso OPS, que es calculado por la suma del porcentaje de bases alcanzadas y el promedio de slugging, lo que da como resultado una medida perfecta del poder bateador de un jugador o su equipo completo.

 

ABRIDORES… Para esta noche Clayton Kershaw (D) llegará al montículo por parte de los Dodgers mientras que Dallas Keuchel (Z) hará lo propio por los campeones de la Liga Americana.

 

Kersahw llega con números de 18-4 con 2.31 de carreras limpias y 202 ponches en la temporada regular. En postemporada suma dos victorias con 3.63. Keuchel por su parte se fue con 14-5 y 2.90. En postemporada llega con 2-1 y 2.60

 

 

 

(RECUADROS)

 

Abridores de los Astros en Postemporada

Keuchel: 17 1/3 IP, 14 H, 5 R, 5 BB, 25 K, 2.60 ERA
Morton: 13 IP, 15 H, 9 R, 5 BB, 14 K, 6.23 ERA
Verlander: 24 2/3 IP, 17 H, 4 R, 6 BB, 24 K, 1.46 ERA

 

 

Abridores de los Dodgers en Postemporada

Darvish: 11 1/3 IP, 8 H, 2 R, 1 BB, 14 K, 1.59 ERA
Hill: 9 IP, 6 H, 3 R, 4 BB, 12 K, 3.00 ERA
Kershaw: 17 1/3 IP, 12 H, 7 R, 6 BB, 16 K, 3.63 ERA
Wood: 4 2/3 IP, 4 H, 3 R, 0 BB, 7 K, 5.79 ERA

 

Relevistas de Astros en Postemporada

Devenski: 3 IP, 5 H, 4 R, 2 BB, 3 K, 12.00 ERA
Giles: 6 IP, 8 H, 5 R, 3 BB, 7 K, 7.50 ERA
Gregerson: 2 2/3 IP, 1 H, 0 R, 1 BB, 3 K, 0.00 ERA
Harris: 2 IP, 4 H, 1 R, 1 BB, 1 K, 4.50 ERA
Lirano: 1 2/3 IP, 2 H, 1 R, 1 BB, 1 K, 5.40 ERA
McCullers: 13 IP, 6 H, 3 R, 5 BB, 13 K, 2.08 ERA
McHugh: 4 IP, 0 H, 0 R, 1 BB, 3 K, 0.00 ERA
Musgrove: 2 2/3 IP, 3 H, 3 R, 0 BB, 1 K, 10.13 ERA
Peacock: 5 IP, 9 H, 5 R, 1 BB, 8 K, 9.00 ERA

 

 

Relevistas de los Dodgers en Postemporada

Cingrani: 2 IP, 1 H, 0 R, 0 BB, 1 K, 0.00 ERA
Fields: 1 IP, 1 H, 0 R, 0 BB, 1 K, 0.00 ERA
Jansen: 8 IP, 2 H, 1 R, 1 BB, 12 K, 0.00 ERA
Maeda: 5 IP, 0 H, 0 R, 0 BB, 7 K, 0.00 ERA
Morrow: 8 1/3 IP, 3 H, 1 R, 1 BB, 8 K, 1.08 ERA
Stripling: 1 IP, 2 H, 0 R, 0 BB, 1 K, 0.00 ERA
Watson: 3 1/3 IP, 3 H, 2 R, 0 BB, 2 K, 5.40 ERA

 

 

Line-Ups probables para hoy:

Dodgers vs. Pitcher Zurdo

Taylor CF
Seager SS
Turner 3B
Bellinger 1B
Hernandez LF
Forsythe 2B
Puig RF
Barnes C

 

 

Astros vs. Pitcher Derecho

Springer CF
Reddick RF
Altuve 2B
Correa SS
Gonzalez LF
Gurriel 1B
Bregman 3B
McCann C

 

 

UN DATO… Esta es la primera Serie Mundial desde 1970 en que dos equipos con la menos 100 victorias se enfrentan, desde que los Orioles de Baltimore con 108, vencieron a los Rojos de Cincinnati con 102.

 

 

Mi columna de hoy… Definiciones erróneas… (“crisis” y “sabios consejos”)

24 Oct

PARA QUE QUEDE CLARO

 

Definiciones erróneas… (“crisis” y “sabios consejos”)

 

EDGAR VALERO BERROSPE

 

Siempre he expresado que no soy abogado de nadie. Y no creo tampoco que gente como el técnico de Cruz Azul necesite un defensor de oficio. Se sabe defender. Decentemente, pacientemente, groseramente y con “madres” de por medio… No es una casualidad que esté a la defensiva. Igual que los perros, ha sido educado “a periodicazos”, muchos de ellos merecidos, pero muchos más, injustos.

 

Que el Cruz Azul está en crisis. Esa es la última postura de la tendenciosa critica especializada en futbol en nuestro país. ¿Qué Cruz Azul está en crisis?… “¿les cae?”… Un equipo que estuvo invicto 11 fechas y es octavo lugar de la tabla general cuando faltan tres semanas para que termine la liga ¿está en crisis?…

 

Pero es que depende de quien estemos hablando. Quien tiene más cuates, mas paleros, más detractores. Desde los que lo llaman incompetente o mediocre, hasta los que de plano atacan con insultos personales. Tampoco es para tanto. Que Cruz Azul tenga tres derrotas en cuatro partidos después de 11 juegos sin ser derrotado no es crisis. Ni aquí ni en España ni en ningún lado.

 

Que Jémez le cae gordo a muchos sí. Pero la pregunta seria ¿cómo quieren que les conteste después de haber sido agredido brutalmente por la prensa?… ¿Bonito? Y que además ¿les sonría?… No, no estoy de acuerdo. No tiene bases lógicas. Es absurdo.

 

Paco tiene contrato vigente y depende aún de lo que pase en las próximas semanas, sabremos si se va o se queda. Si califica al menos a semifinales, ya tendrá dos saltos respecto a las tres infames campañas anteriores, una de ellas de él, donde no calificaron a la liguilla. Y con un escenario así no creo que se vaya. Si no califica, usted mismo puede hacerle la reservación de regreso a España.

 

Pero de la polémica insana del fin de semana con eso de “no somos un equipo grande” sin que necesite traductores, aunque parece que sí, se refería a “su equipo” no a la institución que está encima de él, sus jugadores y sus críticos. Cruz Azul no es más ni menos por lo que hagan o dejen de hacer en estos tiempos sus aburguesados jugadores. No nos confundamos.

 

Crisis es la de Pumas. Crisis es la Chivas. Crisis es la de dos equipos de prosapia de dimensiones equiparables a las de la Maquina y que han tenido, ellos si, una infame campaña. Chivas está tratando de no tener su peor campaña de los últimos 20 torneos. Y Pumas está pasando por un momento peor que cuando se fue Hugo Sánchez dejándolos comprometidos en el porcentaje. Esas si son crisis.

 

Bueno, para extrapolar el tema, tampoco Querétaro está en crisis. Aunque hayan corrido a Lozano y al “Capi” Beltrán, los Gallos la única crisis que tienen es la de conocimiento por parte de sus dueños-directivos y sanguijuelas que se les han pegado, que en vez de pensar en reforzar al equipo para que sea competitivo, prefirieron, por ejemplo, traer al cadáver de Ronaldinho para vender más boletos, aunque no ganaran nada.

 

Si alguien de verdad cree que el cuadro queretano de verdad tiene una buena plantilla, hay que darle un buen “zape” para desatarantarlo. Es una plantilla para decirlo de manera ecuánime, que causa ternura. Es un equipito. No hay figuras. No hay figurones. No hay nadie de quien hablar o de quien presumir. Esa es otra variedad de crisis, la de conocimientos de futbol. Al menos ya llego Luis Fernando Tena. Un poco de congruencia.

 

Un equipo que está en zona de descenso no puede darse el lujo de darle chance a técnicos jóvenes so pena de que suceda lo de Puebla. O lo de Querétaro. Pero no entienden.

 

A todo sonríen los “chupasangre-de-dueño”, a todo dicen que sí, aplauden y se van a comer con su patrón a la plaza comercial más cercana para festejar su afortunado consejo de “pues corre a estos pen…” como le acaban de sugerir y luego, le dicen al chofer que maneja el vehículo de lujo que han puesto a su servicio “ya tengo hambre y el patrón me invitó a comer, vete en chin…, porque quiero llegar antes que él para reservar la mesa…”