Gatlin se roba el show y el título…No hubo último “hurrahhh” para Bolt 

5 Ago

Gatlin se roba el show y el título…

No hubo último “hurrahhh” para Bolt

 

“El caballero de la noche” regresa 12 años después para reclamar el campeonato mundial de los 100 metros y cobra en el último momento, la revancha de su devastadora derrota de hace dos años en Beijing. El jamaicano apenas alcanzó el bronce tras una terrible salida.

 

EDGAR VALERO BERROSPE

 

La fiesta no tuvo final feliz… No, más bien si lo tuvo aunque no hubiera una medalla de oro colgando del cuello del once veces campeón mundial y ocho veces campeón olímpico Usain Bolt… Ni siquiera una derrota previsible luego del aciago año que ha vivido, pudo silenciar a la multitud que coreó y cantó el “¡Usain Bolt!, ¡Usaiiiiinnn Boooolt!, cuando tras ser derrotado por el villano más famoso del atletismo mundial Justin Gatlin, en la última prueba de 100 metros de su carrera, y por el novato sensación Christian Coleman, tuvo que despedirse con un tercer lugar, que, siendo honestos, a nadie le importa. Excepto al ahora campeón mundial.

 

Luego de ejecutar, probablemente la peor salida en una final en toda su carrera, Usain Bolt (30 años), otrora un titán en la pista, perdió por segunda vez en la misma noche, sumando esas dos derrotas a las otras siete que había sufrido en sus últimas 142 carreras a partir del 2008. Sólo que esta vez fue para evitar que sumara un tercer  título mundial consecutivo en los 100 metros y cuarto de su historia  y lo que sí fue peor, es que su archienemigo, el norteamericano Justin Gatlin, finalmente pudo volver a ser campeón mundial de la distancia, a sus 35 años, contra todos los pronósticos y 12 años después de que en Helsinki lo había logrado por última vez.

 

Tan pronto como cruzó la meta Gatlin y volteó a la pantalla para ver la imagen del final en repetición instantánea y luego al tablero oficial donde ya se marcaba el tiempo oficial, 9 segundos y 92 centésimas, se escuchó un “buuuuuuu” espantoso, que sólo fue silenciado cuando Bolt, que llegó atrás de Coleman, quien parecía que tendría su primer oro mundial, se acercó al norteamericano y este se tiró a la pista y le hizo una reverencia… Enseguida lo abrazó Bolt y éste siguió su vida como si nada hubiera sucedido, recorrió todo el derredor del estadio de Stratford en West London, con una enorme sonrisa, aplaudiendo al público que lo adoró una vez más… Fue la comunión que ya nadie pudo romper, ni siquiera el llamado “caballero de la noche”, el más imperfecto y tramposo campeón mundial de la historia, quien fue sancionado dos veces en su carrera por doping.

 

Nadie estaba preparado para la derrota de Bolt, pero tampoco pareció ser una gran sorpresa. Tras de Gatlin llegó el joven Coleman de 21 años, quien al mediar la carrera parecía que se llevaría la competencia, pero luego, auto presionado por la presencia de Bolt y Gatlin, sucumbió y llegó 2 centésimas atrás de su compatriota y una por delante de Bolt… Una nueva historia, aunque con un final fuera del script…

 

Esta fue la primera vez que Bolt no ganó una final global desde que fue descalificado en el Campeonato Mundial de Daegú en 2011 cuando “la Bestia” su compatriota Yohan Blake tomó de cualquier forma para Jamaica, el campeonato mundial.

 

Lo que no puede soslayarse es el hecho de que la pésima salida de Bolt fue la que lo condenó al fracaso. Y durante el tercer heat semifinal ya había sucedido con Coleman superándolo por una centésima por la misma razón, su tiempo de reacción de 166 milésimas fue el peor de los 8 calificados a la final. Y en la final, todavía 188 milésimas marcaron la peor salida de su carrera desde que se coronó bicampeón olímpico con dos récords mundiales en Beijing en el 2008.

 

Mientras tanto, para Gatlin, era la última oportunidad de derrotar a Bolt en una competencia global. Porque para efectos de la rivalidad, el haberlo derrotado en el 2013 en Roma en la Diamond League, no cuenta como una afrenta.

 

El ahora bicampeón mundial se perdió los Juegos del despertar de Bolt en el 2008 mientras cumplía la suspensión de cuatro años impuesta en 2006. Luego en Londres, 16 centésimas de diferencia lo condenaron al bronces atrás de Bolt que impuso record olímpico con 9.63 y de Yohan Blake que llegó 4 centésimas antes que él. Río fue otro insulto a su orgullo y cuando más cerca estuvo de derrotarlo en la cita suprema, pero una vez más, la asombrosa superioridad del jamaicano lo eclipsó por 8 centésimas de segundo.

 

En los campeonatos del mundo la historia no fue muy diferente. En Berlín 2009 Bolt impuso el récord del mundo con 9.58 con 13 centésimas de ventaja sobre Tyson Gay mientras Gatlin aún estaba suspendido. En Moscú se vieron las caras y Gatlin pensó que “tenía” a Bolt, pero el jamaicano marcó un soberbio 9.77 que lo superó, como casi siempre, por 8 centésimas. Lo más cerca que había estado el norteamericano de superar a Bolt fue en Beijing hace dos años, cuando en un trepidante duelo que se definió sólo en el último instante de la competencia bajo la lluvia en el Nido de Pájaro, Bolt reclamó un tercer título mundial de los 100 metros con un fotofinish y una diferencia de apenas una centésima de segundo, 9.79 contra 9.80…

 

Probablemente no había otra cosa en la mente de Gatlin, que aprovechar la curva del descenso del rendimiento de Bolt para robarle en el último momento, una victoria inesperada, merecida pero oscura como su pasado de trampa que no podrá borrar nuca. Cuando se hable de Bolt, se hablará del mejor velocista de la historia del atletismo, y Gatlin, aún con sus dos campeonatos del mundo y su oro olímpico, seguirá siendo el malo de la película, más, por haberle arrebatado el oro al jamaicano en la noche de su adiós, aunque, a ciencia cierta, en el estadio, no le haya importado eso a casi nadie.

 

Son ocho años los que han pasado desde que Bolt impuso el record del mundo, después de eso, vino lentamente perdiendo centésimas de segundo, pero no importó, porque siempre fue “el más rápido” y así será recordado, con su generosidad en la pista y ante el público, con la sonrisa volteando a la cámara en la línea de meta y, curiosamente, con esa misma generosidad, haciendo más amable el momento en que su archirrival, también alguna vez campeón olímpico en la ya lejana Atenas en el 2004, era sacudido y reprobado por una multitud que luego se sumó al jamaicano haciendo más llevadero el momento.

 

El Rey ha muerto, y de ultratumba regresó otro, aunque vestido de negro para una gran celebración en el estadio Olímpico de Londres…

 

PRUEBA: 100 METROS PLANOS

LUGAR: ESTADIO OLIMPICO DE STRATFORD

            WEST LONDON, LONDRES

 

POS.    NOMBRE                               NAC                TIEMPO

1          JUSTIN GATLIN                      USA                9.92 seg.

2.         CHRISTIAN COLEMAN           USA                9.94 seg.

3.         USAIN BOLT                          JAM                9.95 seg.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: