Archivo | El Boxeo como se debe… RSS feed for this section

Video de Edel Ojeda Vs. Luis Castillo 2 mayo de 1953

4 Abr

Ultima defensa del título nacional de peso gallo por parte de Edel Ojeda, ante Luis Castillo en la Arena Coliseo.

Implacable Edgar Sosa: retiene el título internacional mosca

2 Abr

UN CORTE EN LA CEJA IMPIDIO AL JAPONES CONTINUAR

Ante un entradón de más de 13 mil personas en la Arena México, el peleador mexicano se impone por KOT en 8 episodios a Kenichi Horikawa y se mantiene como número uno del mundo.

EDGAR VALERO BERROSPE

Los estentóreos gritos de “México, México!” recibieron al campeón internacional mosca del CMB, Edgar Sosa por parte de los más de 13 mil aficionados que se dieron cita en la imponente Arena México, y el primer mosca del mundo retribuyó a los aficionados su apoyo, al imponerse en una complicada pelea al japonés Kenichi Horikawa por nocaut técnico a los 2 minutos 24 segundos del octavo episodio.

Sosa tuvo un arranque trastabillante en la pelea y de hecho los tres primeros episodios le costó mucho trabajo ponerse a la distancia correcta de su retador, pero a partir del cuarto tomó confianza y empezó a conectar a su muy técnico oponente, quien resultó con un corte sobre la ceja izquierda en el sexto asalto, en el séptimo se agrandó la herida y fue revisada por el médico de ring, el Dr. Horacio Ramírez Mercado, para que finalmente en el octavo asalto le impidieran continuar al oriental que había vendido cara la derrota hasta ese momento.

Edgar mejoró su record a 42 victorias con 25 triunfos antes del límite a cambio de 6 derrotas, mientras que Horikawa vio caer el suyo a 20-10 con 4 KO´s.

El peleador capitalino tardó en entrar al combate, pero una vez que midió a Horikawa, se arriesgó paulatinamente, forzando intercambios de golpes en el centro del ring y luego tuvo que ocupar mucho de sus conocimientos boxísticos para evitar que el oriental lo lastimara, pues mientras Edgar se acercaba, el retador aprovechaba para lanzar golpes rectos a la cara del campeón internacional. La mayor velocidad de Sosa no fue factor en la pelea, sino más bien el sensacional apoyo que recibió del público que lo alentó para que buscara el nocaut, el cual no llegó con la claridad que se hubiera querido, sino más bien por la tremenda cortada del japonés.

A pesar de que Edgar avanzaba, su rival nunca rehuyó el combate lo que forzó que en repetidas ocasiones se trenzaran en el centro del ring y por momentos la zona de cuerdas fue un fortín para el mexicano desde donde su gran técnica provocó las ovaciones de los asistentes. Tras esta victoria, todo indica que Sosa disputará la corona mundial al tailandés Pongsaklek Wonjongkam, aunque el promotor Fausto Daniel García dijo que podría venir una pelea más antes de la misión suicida ante el actual monarca quien ha hecho 22 defensas de la corona en sus dos épocas como campeón.

BRUTAL PELEA. En la primera estelar de la noche, Giovani “Ruso” Caro quedó listo para disputar el título mundial supergallo al confirmarse como número uno del mundo, tras derrotar en una pelea de toma y daca al “Duro” Genaro Camargo por nocaut técnico a los 2:09 del tercer episodio, reteniendo con ello la corona internacional supergallo del CMB. Ahora parece que ya nadie podrá impedir que su siguiente pelea sea ante el japonés Toshiki Nishoka.

SORPRENDEN AL KICHIS. En la segunda pelea internacional de la noche, Alberto “Kichis” Garza vio como se le escapaba el título plata de peso pluma del CMB al ser derrotado por el celayénse Robinson “Robín” Castellanos, por la vía del nocaut técnico cuando quedaba 1:09 del octavo episodio, con esta derrota, también se le fue a Garza su posición de número 3 en las listas de peso pluma del CMB. Kichis se había ido a la lona con un brutal gancho de izquierda a la mandíbula cuando apenas empezaba el round y ya no pudo recuperarse por lo que el referi tuvo que detener el combate.

Enfrenta Sosa combate de todo o nada

1 Abr

REGRESA EL BOXEO INTERNACIONAL A LA CAPITAL

Se verá las caras en la Arena México con el japonés Kenichi Horikawa defendiendo el título internacional mosca del CMB, pero arriesga también su posición de número uno del mundo.

EDGAR VALERO BERROSPE

Llegó la hora de la verdad para el peleador capitalino Edgar Sosa, quien esta noche en la majestuosa Arena México, defiende el campeonato internacional de peso mosca del CMB ante el japonés Kenichi Horikawa, arriesgando algo quizá aún más importante, su posición de número uno del mundo en la división, como aspirante oficial a la corona del tailandés Pongsaklek Wonjongkam.

Este combate será el evento estelar de una cartelera con la que regresa el boxeo de primer nivel a la Capital de la República y que incluye tres peleas de corte internacional, pues además de Sosa, Giovanni “el Ruso” Caro defenderá su corona internacional de peso supergallo ante el mochiteco Genaro Camargo y Alberto “Kichis” Garza expone la corona plata de peso pluma del Consejo ante el guanajuaténse Robinson Castellanos.

TODO O NADA. Sosa ha sido hasta hoy, el mejor peso minimosca mexicano de la historia, pues defendió consecutivamente con éxito en 10 ocasiones la corona de la división, una marca que ni siquiera peleadores de la talla de Humberto “Chiquita” González o Jorge “Travieso” Arce habían conseguido.Y es que “la Chiquita” sumó 12 defensas, pero lo hizo en tres periodos como campeón, pues primero fue destronado en su sexta defensa por el filipino Rolando Pascua y tras recuperar el título de manos del también mexicano Melchor Cob, la perdió en su quinta exposición ante el norteamericano Michael Carbajal. Finalmente González lo recuperó de Carbajal, pero en su cuarta defensa cayó ante el tailandés Saman Sorjaturong.

Sin embargo luego de la escandalosa derrota que sufrió por la ineptitud del referi Roberto Ramírez Jr., quien en vez de descalificar a su rival, el filipino Rodel Mayol, obligó al mexicano a continuar en la batalla luego de que le destrozaron el pómulo con un cabezazo, lo que lo llevó a perder la corona mundial minimosca del Consejo, inició su camino en la división de los 50 kilos 802 gramos, donde tratará de ser apenas el segundo mexicano que obtenga los títulos mundiales de peso minimosca y mosca, luego de que el yucateco Freddie Castillo y el sinaloénse Jorge Arce consiguieran la hazaña.

COMPLICADO. Su rival en turno, el japonés Kenichi Horikawa es clasificado mundial del CMB y tratrá de ganar su primera corona, pues fracasó en los intentos que hizo de apoderarse del título nacional minimosca de Japón y de la corona de la Federación Oriental y del Pacífico de Boxeo, aunque en este último combate un golpe sorpresa por parte de su rival filipino Michael Landero en el noveno episodio, echó por tierra el dominio que mantenía el peleador japonés hasta ese momento.

Fue tan discutida la derrota que Horikawa se mantiene como número dos en la división de peso minimosca de la Federación Oriental y del Pacifico de Boxeo, por lo anterior y

aunado al estilo tradicional de los peleadores japoneses, que nunca se rinden, no será una noche fácil para Sosa.

EN CASA. Edgar llega con un record de 41 victorias, 6 derrotas y 24 triunfos por la vía del nocaut, y sólo ha perdido una pelea (ante Mayol) en los últimos seis años de su carrera, mientras que su retador registra números de 20-9-1 con 14KO´s, lo que refleja la clase de peleador que es. Para el mexicano, quien pelea como local en la Arena México, será un gran retorno al lugar donde antes defendió su campeonato mundial ante el filipino Juanito Rubillar, un veterano excampeón del mundo a quien derrotó en una trepidante pelea por nocaut técnico en siete episodios.

El monarca internacional tuvo el honor de debutar profesionalmente en la Catedral del Boxeo mexicano, en la que hizo sus primeras 10 peleas y luego, gracias a la empresa que lo promueve, Boxeo de Gala del Dr. Fausto Daniel García, pudo realizar un par de defensas de su título mundial en el mismo escenario.

Márquez se quedaría con Golden Boy Promotions

31 Mar

LO QUE SIGNIFICA QUE NO HABRA PELEA CON PACQUIAO

Le hacen una oferta de cuatro peleas en mejores condiciones, Roberto “Fantasma” Guerrero y Zab Judah entre los posibles rivales.

EDGAR VALERO BERROSPE

El campeón mundial de peso ligero Juan Manuel Márquez tiene el destino en sus manos. O al menos el suyo. Luego de reunirse con Oscar de la Hoya y Richard Schaefer, el peleador capitalino se quedó profundamente satisfecho de la oferta que le hicieron para que se quede con Golden Boy Promotions sus próximas 4 peleas, con una mejora sustancial en las condiciones económicas respecto a como se venía manejando.

De la Hoya le ofertó en dicho paquete la posibilidad de enfrentar en una pelea, que sería sensacional si se da, ante Roberto “Fantasma” Guerrero, quien antes deberá encarar a Michael Katsidis el 9 de abril en Las Vegas, un segundo oponente sería el campeón superligero de la FIB, Zab Judah, con quien podría buscar un cuarto título del mundo en una división diferente.

Por supuesto que atarse a este contrato, significaría prácticamente un hecho que no se daría ya la tercera confrontación contra Manny Pacquiao. A pesar de todo, si Bob Arum accediera a negociar con Oscar de la Hoya, habría una remota posibilidad de que se efectuara, porque al final de cuentas, sigue siendo una combinación muy interesante.

“Yo no dije que quisiera salir de Golden Boy, -dijo Márquez- lo que yo estaba buscando es lo que me han ofrecido ahora, una mejora en las condiciones, y creo que esto significaría no pelear de nuevo con Pacquiao, pero habría que ver si la gente aún quiere ver este combate”.

Márquez de cualquier forma tenía una pelea pendiente con de la Hoya, o en todo caso, el Golden Boy tenía el derecho de igualar cualquier oferta que recibiera el doble campeón mundial de aquí a febrero del 2012 y por esa simple condición obtener el derecho de organizar el combate.

Cumple Bob Arum 45 años como promotor

29 Mar

HA PRESENTADO CARTELERAS EN MAS DE 60 PAISES

Con la pelea entre Alí y el canadiense George Chuvalo en 1966, inicio la trayectoria que abarca casi 1,800 promociones.

EDGAR VALERO BERROSPE

El 29 de marzo de 1966, hace 45 años, inició la carrera como promotor de Bob Arum, presidente vitalicio de Top Rank, y quien es considerado uno de los dos mejores de la historia junto con Don King.

La carrera de Arum como promotor dio comienzo cuando en el Maple Leaf Gardens de Toronto, Canadá, Muhammad Alí derrotó por decisión en 15 episodios al canadiense George Chuvalo estando en disputa el campeonato mundial de peso completo

Al regresar de Filipinas donde estuvo presente en el campo de entrenamiento de Manny Pacquiao, Bob Arum dijo que calcula haber promovido más de 500 peleas de campeonato del mundo, distribuidas a lo largo y ancho del mundo en más de 200 ciudades de Estados Unidos y unas 50 en otros países como Canadá, México, Irlanda, Inglaterra, Gales, Japón, Alemania, España, Italia, República Dominicana, Panamá, Venezuela, Argentina y Colombia por citar algunos.

Para Arum, de 79 años y quien promoverá la pelea entre Manny Pacquiao y Shane Mosley el próximo 7 de mayo, “45 años han sido un buen comienzo”. Su empresa promovió entre otras leyendas, 27 peleas de Muhammad Alí, 20 de Marvin Hagler, 14 de George Foreman, 16 de Ray Leonard, más de 30 de Oscar de la Hoya, 5 de Julio César Chávez y muchas más.

Trata Oscar de La Hoya de refirmar a Márquez

29 Mar

AUN PODRIAN PROMOVER UNA PELEA MAS

Con la promesa de negociar una tercera pelea con Pacquiao, se reúnen con el campeón mundial ligero en México.

EDGAR VALERO BERROSPE

Mientras que el empresario norteamericano Bob Arum ha querido dejar en claro una y otra vez que de ninguna manera ha tratado de interferir en el contrato entre Juan Manuel Márquez y Oscar de la Hoya y que por el momento no tiene ninguna negociación con este último de cara a montar una tercera pelea entre el campeón mundial mexicano y Manny Pacquiao, Richard Schaefer estaría a punto de reunirse con el mexicano para renegociar su actual contrato.

De acuerdo con Arum, la última vez que se tocó el tema de una pelea entre Márquez y Pacquiao, vía De la Hoya, fue en noviembre del año pasado.

Sin embargo, se ha informado que Richard Schaefer, presidente de Golden Boy se reuniría esta semana en México con Juan Manuel Márquez para renegociar su status con Oscar de la Hoya y los términos en que buscarían que se realice una tercera pelea con Pacquiao.

Schaefer ha asegurado que el contrato con Márquez está a punto de expirar, pero que hay una ventana de 30 días durante los cuales, Golden Boy puede volver a firmar al mexicano.

Además de todo Schaefer ha agregado que ellos tienen hasta el 27 de febrero de 2012 para igualar cualquier oferta que Márquez reciba de otro promotor y ganar el derecho a promover una pelea simplemente por igualar esa oferta.

Los 10 mejores boxeadores del mundo Libra por Libra para Edgar Valero para el periodo que concluye el 31 de marzo de 2011.

16 Mar

Publico esta lista a petición de algunas personas, les aclaro que desde hace 25 años es un documento de mi consumo personal,
no lo hago por consenso, no lo discuto con nadie, es mi opinión, por lo que puede gustar o no, pero es como yo lo veo, así
que habrá mucha gente que no la comparta, pero con todo respeto, esa será su opinión.

Posición-Nombre-Nacionalidad-Título (si tiene)-Récord-Meses en la lista de los 20 mejores

1- Manny Pacquiao (FIL) Campeón Mundial Welter (52-3-2, 38 KOs)-69
2- Floyd Mayweather Jr. (USA) (41-0, 25 KOs)-73
3- Sergio Martínez (ARG) Campeón Mundial Medio (47-2-2, 26 KOs)-19
4- Juan Manuel Márquez (MEX) Campeón Mundial (52-5-1, 37 KOs)-53
5- Nonito Donaire (FIL) Campeón Mundial Gallo (26-1, 18 KOs)-21
6- Miguel Cotto (Puerto Rico) Campeón Mundial Superwelter (36-2, 29 KOs)-41
7- Wladimir Klitschko (UCR) Campeón Mundial Completo (55-3, 49 KOs)-49
8- Juan Manuel López (Puerto Rico) (30-0, 27 Kos)-19
9- Timothy Bradley (USA) Campeón Mundial Superligero (27-0, 11 KOs)-9
10- Bernard Hopkins (USA) 51-5-2, 32 KOs)-79

Entrevista a Sergio “Maravilla” Martínez en Fórmula Deportiva EEE

16 Mar

Entrevista a Sergio Martínez

Ali-Frazier I: “La pelea del Siglo” a 40 años de distancia

9 Mar

A pesar de haber transcurrido cuatro décadas, no ha existido y probablemente no haya otra batalla de dimensiones épicas como la que libraron dos de las figuras mas connotadas en la historia del boxeo en el Madison Square Garden de Nueva York.

EDGAR VALERO BERROSPE

Han pasado 40 años y no se ha vuelto a producir una batalla de tan formidables dimensiones que pueda ser llamada “la Pelea del Siglo” como ocurrió con aquel legendario combate celebrado en el Madison Sqaure Garden de Nueva York, el 8 de marzo de 1971, por el campeonato mundial de peso completo entre dos luminarias de la historia del boxeo, Smokin Joe Frazier y Muhammad Alí.

Fueron tiempos en que Estados Unidos se debatía en la violencia de una nación dividida por la lucha de los derechos sociales y la enorme cicatriz que había dejado la Guerra de Vietnam. Pero en el mundo del boxeo, en el mundo de la nación sin héroes, fueron protagonistas de un capítulo simplemente inolvidable.

Alí, quien fuera campeón semicompleto en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960 se había convertido en campeón mundial completo en 1964 al derrotar en lo que se consideró una gran sorpresa a Sonny Liston, y encadenó una racha de victorias defendiendo la corona ante rivales que quizá no pudieron ganarle ni un sólo round, pero que incluyeron a gente como Floyd Patterson, Cleveland Williams, Ernie Terrell y Zora Folley. En términos de talento, Ali marcó la década de los 60s y cuando llegó 1967 parecía que no hubiera nadie que pudiera siquiera acercarse a él, pero fue desconocido como campeón mundial cuando se negó a alistarse con las fuerzas armadas de los Estados Unidos. El gobierno norteamericano hizo lo que nadie pudo en el ring, detener su marcha triunfal.

Frazier fue el sucesor de Alí al ganar la medalla de oro en los Juegos de Tokyo en 1964 e inició su propia carrera profesional con mucho menos glamour que su extravagante contraparte. Smokin Joe, nacido en Carolina del Sur, tenía un record de 15-0 con 14KO’s para cuando Alí fue desconocido, algo que definitivamente le dolió a Frazier, quien sabía que si quería ser el mejor, tendría que derrotar al mejor y ese era Muhammad Ali.

Eventualmente, Joe se convertiría en campeón mundial al destruir literalmente a Jimmy Ellis por nocaut técnico en cinco rounds en febrero de 1970. Esa noche sin embargo, alguien se atrevió a “disputar” el título de indiscutido campeón mundial que había ganado Frazier y lo hizo con pocas pero contundentes palabras: “Uno de ellos fue mi sparring (Ellis) y el otro (Frazier) es un buen amateur, si quiere ser llamado campeón, me tiene que vencer a mi”. La pelea había comenzado aunque se celebraría mas de un año después.

Ambos fueron entrenados por dos hombres de enorme sapiencia boxística. Angelo Dundee, quien de manera recurrente dijo que tenía el “trabajo mas sencillo del mundo”, sabía lo que tenía en las manos, pues las fallas de Alí en su boxeo las suplía con su relampagueante velocidad, reflejos y su autoconfianza, de la cual fue autor el desaparecido manejador. “Cuando Alí tiraba un oper de izquierda, yo le decía que había tirado un tremendo oper de izquierda, por lo que enseguida comenzaba a tirar el golpe de manera ejemplar y exitosa”.

Por su parte Yancey Durham era un entrenador de Filadelfia de la vieja guardia y luego de muchos años de estar en el ambiente estaba seguro que había encontrado un peleador exitoso, Frazier, y estaba convencido de que tenía el antídoto para vencer a Alí. Con él trabajaba Eddie Futch, un cerebro brillante que era además un maestro de a táctica boxística.

En 1970, Ali había tenido dos peleas de regreso ante rivales calificados, Jerry Quarry y el tremendo argentino Oscar “Ringo” Bonavena a quien pudo noquear en el round 15 luego de una tremenda batalla.

Una publicidad como la que se le hizo a la pelea no tenía precedentes. Alí ocupó todo lo que sabía de burlarse de su rival para hacer enojar a un Frazier que había esperado ansiosamente la pelea. Alí marcó 215lbs en la báscula y Frazier 205. El escenario sería el mismo de la pelea entre Alí y Bonavena y el público esperaba una guerra arriba del ring.

A pesar de que Alí se veía más lento que en sus peleas are Sonny Liston y Floyd Patterson, seguía siendo más rápido que cualquier otro peso completo de la época, pero además se notaba que había mejorado en su capacidad golpeadora.

La batalla fue de un nivel como no se ha visto ninguna otra en la historia de la máxima división del boxeo, Alí haciéndose espacio con sus prodigiosos movimientos de piernas, combinaciones de hasta tres jabs de izquierda consecutivos, opers de derecha y de hecho cualquier tipo de combinación imaginable, lo que sin duda tenía consternado a Frazier que trató de arrinconar a Alí en las sogas y allí golpearlo al cuerpo bajo para tratar de disminuirlo. Pero no sólo era tratar de golpearlo, era conectar en el pecho, en los riñones, al hígado, en cualquier sitio que pudiera disminuir el ritmo frenético de pelea de Alí.

Al llegar el quinto episodio y mientras Frazier estaba iniciando su pelea, Alí ya estaba de lleno en la pelea de su vida. A partir del sexto, Smoke empezó a hacer fallar a su rival, a quien ya había medido y controlaba en cierta forma, lanzando ganchos desde los dos flancos para evitar que se escapara. La estrategia de Durham y Futch empezó entonces a ser ejecutada de manera perfecta por Frazier que se dio tiempo para empezar a burlarse de los hierros de Alí que pareció ponerse nervioso.

En el noveno, Alí empezó a tener problemas y su rival inició un ataque demoledor con ganchos de izquierda brutales. Cuando parecía que sería inevitable la detención de la pelea, un gancho de izquierda de Alí cimbró a Joe de pies a cabeza y lo envío por primera vez en reversa en toda la pelea. La campana llegó en auxilio del campeón mientras el público explotaba ante la bravura de Alí, que fue sin duda la marca de su segunda etapa en el boxeo.

El onceavo es uno de los más famosos en la historia del boxeo, con Alí tratando de convencerse a sí mismo y al mundo de que tenía el control de la pelea, cuando fue sorprendido por un violento izquierdazo en forma de gancho que lo puso a temblar, y luego el ring se convirtió en una gigantesca pista de patinaje donde no podía encontrar la vertical definitiva. Sin embargo Frazier no se abalanzó sobre él para acabarlo atendiendo al concepto de que un peleador lastimado es muy peligroso, y no estaba seguro que Alí estuviera fantocheando, así que decidió darse tiempo.

Al llegar al último episodio, el quince, Frazier sabía que podía ganar la pelea, luego de un clinch del cual su retador salió conectando un oper de derecha, vino quizá el golpe más importante de toda su carrera, un gancho de izquierda impecable conectado con una brutal fuerza a la mandíbula de Alí quien cayó a la lona como electrocutado. Si hubiera sido otro quien recibiera ese golpe, lo habrían sacado en camilla del ring, pero era Muhammad Alí, quien se levantó trastabillante pero a la cuenta de 4 ya estaba en pie y el referi Arthur Mercante ya estaba limpiándole los guantes. Si Muhammad Alí es recordado por un momento de bravura en su carrera, debe ser este.

Ambos siguieron tirando golpes hasta que la campana los interrumpió con Frazier en franco control de la pelea y con una ovación que había iniciado más de un minuto antes de que concluyera la pelea, con la gente de pie, reconociendo la victoria de Smoke. Sin duda está fue la más grande pelea en la historia, ocurrió hace cuatro décadas y no parece que vaya a haber otra igual.

Durante los años que pasaron hasta la pelea de Manila que ganó por decisión Alí, nunca aceptó la derrota y llamó cada vez que pudo “tramposo” a Frazier. Quizá de ahí parte el rencor que aún siente Joe por Alí. Esta fue la pelea que definió la carrera de ambos. Frazier nunca volvió a ser el mismo y fue crucificado en dos rounds por George Foreman en enero de 1973.

Frazier es uno de los peleadores más rudos que han existido, y los insultos que recibió de Alí le llegaron a lo más íntimo de su alma, por eso esa rivalidad que parece nunca cambiara en lo que les quede de vida a ambos. Alí se mantuvo en el boxeo mucho más allá de lo necesario y ha pagado un trágico precio por su decisión.

Ambos peleadores ganaron 2.5 millones de dólares cada uno y fue la noche en que Alí perdió el invicto de 31 peleas con 25 nocauts, mientras Frank Sinatra actuaba como fotógrafo de la revista Life en ringside. La puntuación de la pelea fue por rounds ganados y perdidos, los oficiales dieron 8-6-1, 9-6 y 11-4 a favor de Frazier. La pelea sólo se vio por circuito cerrado en el mundo y no fue presentada en televisión en Estados Unidos sino hasta un año después.

King y Arum, compañeros del mismo dolor

8 Mar

AMIGOS Y ENEMIGOS TODA UNA VIDA

A sus 79 años y luego de una vida de rivalidad y sociedad como los máximos promotores del boxeo en la historia, vuelven a trabajar juntos, ahora para la pelea entre Miguel Cotto y Ricardo Mayorga.

EDGAR VALERO BERROSPE
Recuerdo que la última vez que los vi juntos, fue en una cena hace 11 años pocos días antes de la pelea entre Félix Trinidad y Oscar de la Hoya en Las Vegas. Se habían pasado meses completos preparando lo que sin duda fue una de las peleas más importantes de la historia. Arum me confesó en su oficina en Las Vegas que había repetido cinco veces un cheque porque no le salía la firma, eran los honorarios de Trinidad. King fue el promotor de la función, Arum el administrador.
Tenían entonces casi 68 años y ambos lucían como siempre, realmente todopoderosos del negocio del boxeo, a ellos se les debe de acreditar una gestión que convirtió en un verdadero negocio el deporte de los puños. Las grandes bolsas, los grandes contratos de televisión, las más grandes figuras en la historia del boxeo y contemos de arriba hacia abajo, unas 20 de esas legendarias estrellas, Alí, Foreman, Frazier, Tyson, Holyfield, Leonard, Hagler, Hearns, Chavez, De la Hoya, Trinidad, Whitaker, Nelson, Durán, Argüello, Benítez, Gómez, Taylor, Pacquiao, Rosario, y podría seguir casi indefinidamente… Todos ellos surgieron de sus mentes brillantes.
Esa noche en la ciudad del juego, no se repartían el mundo del boxeo, pero me resultó extraño verlos cenando juntos en uno de los lujosos restaurantes del Mandalay Bay. No es común verlos juntos, es menos común verlos cenando, y es verdaderamente extraño verlos sonreír.
POCO COMUNES. Entre Don King y Bob Arum ha existido una relación de amor-odio, demandas, descalificaciones e insultos, como aquel que profirió alguna vez Arum, cuando dijo que “la peor enfermedad de la que ha sufrido el boxeo es Don King”, pero creo que el moreno ni se inmutó, sus pelos siguieron igual de parados y su sonrisa sólo la he visto apagarse una vez, cuando Tyson perdió en Tokio. De ahí en fuera, lo demás ha sido poca cosa. Para un tipo que se pasó algunos años en la cárcel, que un elegante abogado egresado de la Universidad de Harvard lo insulte, era como una especie de halago. “No tengo nada que envidiarle a un tipo que tiene que andar de corbata para sentirse importante” me contestó King en una entrevista que le hice en la Primavera de 1999 justo después de que se acordarán los términos para la pelea entre su superestrella, Felix “Tito” Trinidad y el fulgurante Oscar de la Hoya de Bob Arum.
Por eso cuando un amigo mío me llamó hace algunas semanas para decirme que se había encontrado en el B.B. King’s Blues Club and Grill en Times Square en Manhattan a Arum y a King sentados cenando, riéndose luego del anuncio de la pelea entre Ricardo Mayorga y Miguel Cotto que se celebra este fin de semana, no me extrañó en el fondo, pero es que en un cambiante mundo del boxeo, donde King fue el año y señor a veces y Arum lo sigue siendo ahora, seguramente pensaron en unir fuerzas para destruir a la naciente potencia de Golden Boy Promotions de Oscar De la Hoya.
VIEJAS HISTORIAS. Su intensa relación surgió justo al principio de la década de los 70´s cuando, como señaló no hace mucho King, no había héroes tras la guerra y el boxeo iba hacía abajo.
“The Thrilla in Manila”, aquella impresionante pelea donde Alí derrotó a Frazier por nocaut en 14 episodios en Filipinas, fue el inició de una tormentosa relación de casi 40 años, que ha tenido capítulos altamente flamables, como el camino a “The Rumble in the Jungle”, Alí estaba tratando de regresar y King interfirió en la relación de Arum con él y con George Foreman, los firmó a ambos por separado con la promesa de pagarles cinco millones de dólares a cada uno y se hizo la famosa pelea donde Alí se coronó campeón del mundo por segunda ocasión.
Capítulos ha habido desde cómicos hasta escandalosos, por ejemplo, cuando en medio de la conmoción tras la pelea que ganó Trinidad a De la Hoya, Don King estaba expresándose efusivamente en el micrófono y Arum desconectó el micrófono. “Esa ha sido mi mayor victoria sobre King” diría el promotor judío quien siempre ríe a mas no poder al recordar aquel capítulo “no he tenido una mejor ocasión para vencerlo que ese día, la gente se quedó mirándolo porque no se había dado cuenta King que ya no se oía en las bocinas, fue genial”.
Cuestionado sobre el capítulo donde empujó y casi sacó del ring al promotor de los pelos erizados, en la pelea entre Marvin Hagler y Ray Leonard, Arum señala que fue el momento, pero definitivamente nada como “haberlo callado”.
Hace unas semanas, King fue entrevistado tras el anuncio oficial de la pelea entre Mayorga a quien representa y Cotto, donde por cierto dijo que si su muchacho conseguía la victoria, lo menos que esperaba a continuación de Arum, era la oportunidad de pelearlo contra Manny Pacquiao. “No somos enemigos, somos promotores, -señaló King en ese momento- y eso es lo que sabemos hacer. Tomamos lo mejor del momento y lo ocupamos a favor de la promoción. Tomamos las cosas como vienen, yo no lo odio, nunca lo he odiado, si he empatado con él en muchas cosas, ha habido momentos embarazosos, de vergüenza, hilarantes, pero la verdad es que nunca hubiera podido saber que tan buen promotor soy si no hubiera estado enfrente él para hacer referencia. No podría aceptar que es mejor o peor que yo, es un gran promotor y juntos reinventamos el boxeo”
PERFECCION. Y es que ambos reconocen que por su astucia para manejar a los mejores peleadores de la historia, llegaron a montar promociones espectaculares como aquellos duelos entre Ray Leonard, una de las joyas de la corona de Arum, y Roberto Durán, a su vez, una de las gemas de King. Aquella función celebrada en el Estadio olímpico de Montreal con un lleno espectacular, y la victoria de Durán por decisión unánime sobre el entonces invicto campeón mundial de peso welter Ray Leonard, ha sido quizá el modelo de la perfección en cuanto a una copromoción. Y poco atrás la pelea entre Marvin Hagler y Tommy Hearns.
De cuando en cuando, cada equis tiempo, King y Arum, más que asociarse, se alían para presentar eventos deslumbrantes. Algunos, como el del sábado, han sido a solicitud particular de alguno de los dos, pero no son pocos los que creemos que King logrará convencer a Floyd Mayweather de que firme con él si es que quiere llegar a pelear algún día con Manny Pacquiao.
“Si Arum y yo nos sentáramos a negociar esta pelea, no la arreglaríamos en un día, en cuestión de horas estaría cerrado el negocio, porque nos saltamos a lo básico, lo obvio nI siquiera lo consideramos. Y es que un apretón de manos con Bob Arum es mejor que firmar un contrato con cualquiera de los demás que andan por ahí. Así que es maravilloso volver a hacer negocios con un verdadero profesional, un real promotor” dijo King en torno a su nuevamente socio.
King habla y habla acerca de cómo su peleador, el excampeón mundial Ricardo Mayorga de 37 años (29-7-1, 22KO’s) sorprenderá a propios y extraños con su victoria sobre el campeón mundial superwelter Miguel Cotto (35-2, 28 KOs) este sábado en el MGM Grand de Las Vegas.
“Don King está hablando de cómo Mayorga va a derrotar a Cotto y de que va a representarlo en su pelea como rival de Manny Pacquiao en Noviembre – señala Arum- pero ustedes saben como es esto, ese es el mundo según Don King, es finalmente Don King tomando la palabra…”
“Nos vamos a divertir mucho -me dijo Don King vía telefónica, un hombre con el que trabajé cerca de 4 años narrando sus funciones en Kingvision en Showtime y que difícilmente le toma una llamada a alguien- todo fue una llamada telefónica, nos dimos la mano y ya estaba arreglado todo. No estoy seguro, pero creo que ni siquiera hemos firmado el contrato”
Un atractivo especial de la función será el regreso a los cuadriláteros de quien fuera una figura del boxeo femenil, promovida por Don King, Christie Martin, quien, vaya la cosa, recientemente firmó con Arum para volver al boxeo.
King muestra una cara amable a pesar de que no se ha recuperado aún de la muerte de su esposa de más de 50 años de matrimonio Henrietta King, quien tenía 87 años y que padeció una larga enfermedad antes de morir en Miami.
Como situación en cierto modo paralela, Arum sufrió en septiembre del año pasado la muerte de su hijo John Arum, un abogado de 49 años que perdió la vida mientras hacía un recorrido de ciclismo de montaña.
“Don King me llamó cuando murió mi hijo y yo le llamé cuando murió su esposa y claro que platicamos de las coincidencias en nuestras vidas, pero esa parte tiene que permanecer en privado” dijo Arum en una entrevista reciente.
Mientras Arum de manera recurrente es señalado como un egresado de Harvard de la escuela de Leyes, King se dice graduado de la “Universidad del Ghetto” haciendo alusión y sin ningún tipo de recato al tiempo que pasó convicto acusado de asesinato.
“Trabajar con Arum –dice King- es un asunto aparte, Bor suele tener esos ataques de ansiedad y de ira, pero siempre hemos mantenido algo que es muy importante cuando nos sentamos a planear algo, y eso se llama respeto…